img Momentos urbanos suizos 0
Descubre las
ciudades de Suiza
Elige tus momentos favoritos y crea tu propia ruta urbana por las ciudades Suizas
Admira el río que abraza a Berna
Río Aar, Berna
Mira, Olvida

No se puede huir del río Aar cuando uno está en Berna.

Allí donde miras hay fragmentos de las aguas verdiazules de este afluente, que abraza el casco histórico.

 

Durante siglos fue la mejor protecci√≥n ante la amenaza de invasores. Hoy, impresionantes puentes sortean esa barrera natural y conectan el centro desnivelado con los alrededores. Esta foto fue tomada desde M√ľnster Plattform, una plaza elevada que invita a quedarse en ella durante horas.

Switzerland Tourism® 2020
Todos los derechos reservados
Descubre la farmacia del alma
Biblioteca de la Abadía de St. Gallen, St. Gallen
Inspírate, Olvida

Antes de que la información se guardase en discos duros y centros de datos accesibles para todos, el conocimiento era un bien tan preciado y escaso que se almacenaba en palacios del saber.

Entre los ejemplares m√°s preciados hay manuscritos elaborados a mano.

Lugares como la biblioteca de la abadía de St. Gallen, que lleva más de un milenio custodiando la historia intelectual de nuestros antepasados.

 

Entre los ejemplares más preciados hay manuscritos elaborados a mano. Esto era antes de la invención de la imprenta, cuando el cuero de vaca se utilizaba para la cubierta y la piel de oveja, para las páginas. Escribir cada folio era un proceso tan lento que se podía tardar 90 minutos en llenar una página entera.

 

Cuando entramos al edificio, no solo estamos viendo un tesoro arquitectónico con relieves tallados exquisitos, frescos pintados en los techos y globos terráqueos centenarios.
Estamos viendo una parte de nosotros mismos. Nosotros somos el producto del conocimiento que se ha ido desarrollando en los libros que llenan sus estanterías.

 

Poder observar la biblioteca en tan buen estado es también un milagro en un continente en el que muchos lugares similares se han destruido a causa de las guerras. Es el producto de la estabilidad que ha gozado Suiza durante siglos.

 

En la entrada de la biblioteca hay una frase escrita en griego antiguo que nunca dejar√° de ser relevante. ¬ęFarmacia del alma¬Ľ. Da igual en qu√© siglo vivas, el conocimiento siempre va a ser el mejor remedio contra el populismo y la sinraz√≥n.

Switzerland Tourism® 2020
Todos los derechos reservados
La comida suiza no es solo 'fondue'
Alpenrose, Z√ļrich
Disfruta, Prueba

Recomendar a un turista ir a un sitio que no es turístico, aun a riesgo de convertirlo en turístico.

La compa√Ī√≠a se llama Work Chain Foundation y una de sus caracter√≠sticas es que la mitad de sus empleados tienen alg√ļn tipo de discapacidad o est√°n en riesgo de exclusi√≥n social.

El dilema siempre existe antes de incluirlo en una gu√≠a. Este riesgo no parece existir en Alpenrose. Primero, porque su localizaci√≥n est√° alejada pero no lejos del Z√ļrich m√°s concurrido por for√°neos (en Z√ļrich nada est√° realmente lejos gracias a sus tranv√≠as supereficientes). Segundo, porque no siempre es f√°cil conseguir mesa debido a la gran demanda que tiene entre los locales.

 

¬ęYo lo definir√≠a como el sitio adonde te llevar√≠a un amigo suizo si vienes a Z√ļrich a visitarlo. No servimos ni fondue ni raclette; eso proviene de las monta√Īas. Aqu√≠ la comida de nuestra infancia es otra y por eso casi toda nuestra clientela es local¬Ľ, cuenta el maitre de Alpenrose, un restaurante tradicional situado en el barrio posindustrial de Z√ļrich West.

 

Las recetas en el men√ļ no nos suenan de nada y eso lo hace a√ļn m√°s apetecible.

 

Gilliertes Flanksteack von Rind aus Ennet√ľrger mit Krauterbutter

 

Suhre Mocke mit Schmorgem√ľse so wie fr√ľher

 

Optamos por el especial del día. Carne de cerdo cocinada a fuego lento durante 26 horas que se derrite en la boca. Antes, una sopa fría de pepino.

 

Durante 22 a√Īos este negocio perteneci√≥ a Tine Giacobbo y Katharina Sinniger, dos entra√Īables mujeres que lo convirtieron en un lugar m√≠tico. Antes de eso fue un pub restaurante durante casi un siglo. En 2016, tras la retirada de las patronas, un grupo de restauraci√≥n compr√≥ el local y lo reform√≥ respetando el nombre y todos los elementos que hab√≠an convertido el sitio en legendario.

 

La compa√Ī√≠a se llama Work Chain Foundation y una de sus caracter√≠sticas es que la mitad de sus empleados tienen alg√ļn tipo de discapacidad o est√°n en riesgo de exclusi√≥n social.

 

Su compromiso para crear una experiencia aut√©nticamente suiza incluye los productos. ¬ęTodo es de aqu√≠. Bueno, todo menos el lim√≥n y la naranja. Pongo la mano en el fuego¬Ľ.

Switzerland Tourism® 2020
Todos los derechos reservados
El templo de las humanidades esotéricas
Goetheanum, Basilea
Fun for Kids, Mira, Inspírate

¬ęDios ha muerto¬Ľ, declar√≥ Nietzsche en su libro As√≠ habl√≥ Zaratustra en 1885.

Durante los a√Īos siguientes, muchos pensadores libraron una batalla en busca de nuevas creencias para suplir ese vac√≠o. Uno de los m√°s influyentes se llamaba Rudolf Steiner. El fil√≥sofo y arquitecto austriaco viajaba por las principales ciudades europeas para difundir sus ideas sobre la espiritualidad, la reencarnaci√≥n, el karma y la ciencia, y se convirti√≥ en una especie de gur√ļ new age de la √©poca.

 

Steiner renegaba de la obsesión por el materialismo y creía que adoptar valores espirituales de Oriente no bastaba a las sociedades occidentales. Por eso, sus seguidores y él desarrollaron un movimiento que llamaron Antroposofía y eligieron un pueblo tranquilo a 10 kilómetros de Basilea, llamado Dornach, para construir su sede. Allí uno de sus seguidores le cedió unos terrenos en 1913. Visitarlo es fácil: se tarda 10 minutos en tren desde la estación central de Basilea y otros 10 minutos a pie desde la estación de Dornach.

 

El edificio que vemos ahora fue inaugurado en 1928 (el primero se quem√≥ en un incendio en 1922) y es un viaje fascinante al futuro visto por los ojos de Steiner. El pensador supervis√≥ todos los detalles del dise√Īo, desde el exterior hasta los muebles y las esculturas del interior. En esta construcci√≥n, en la que apenas hay l√≠neas rectas, acab√≥ creando una obra maestra de la arquitectura de la √©poca.

 

Hoy Steiner es una figura que polariza. Sus detractores dicen que sus creencias promovieron la pseudociencia y sus seguidores defienden que su figura ha sido muy influyente: los colegios Steiner, la agricultura biodin√°mica y la banca √©tica son algunas de las corrientes que beben de sus ideas. Pero todo esto queda al margen de la experiencia cuasi religiosa de visitar el edificio m√°s fotog√©nico de Basilea. En las calles aleda√Īas hay algo que lo hace m√°s interesante todav√≠a: casas dise√Īadas por Steiner y sus seguidores, que imitan las formas sinuosas del edificio principal. Todo esto convierte la excursi√≥n en una viaje en el tiempo retrofuturista.

Switzerland Tourism® 2020
Todos los derechos reservados
El √ļltimo edificio de Le Corbusier
Pavillon Le Corbusier, Z√ļrich
Mira, Prueba

El √ļltimo edificio de Le Corbusier no estar√≠a en Z√ļrich de no ser por Heidi Weber.

Una mujer que, con apenas 30 a√Īos, arriesg√≥ su patrimonio y reputaci√≥n personal para construirlo.

 

Apasionada del creador de origen suizo, acab√≥ acumulando la colecci√≥n m√°s completa de sus cuadros, que a√ļn hoy mantiene a sus 94 a√Īos.

 

Pero Weber quer√≠a m√°s. Era el a√Īo 1960 y hab√≠a un solar a orillas del lago de Z√ļrich que ella pens√≥ que ser√≠a id√≥neo para levantar un pabell√≥n en honor al Le Corbusier. Estaba tan convencida de ello que invit√≥ al arquitecto a pasar unos d√≠as en la ciudad para que pudiese verlo con sus propios ojos. Tras presenciar ¬ęsu perseverancia, voluntad de sacrificio y entusiasmo¬Ľ, como √©l la defin√≠a, acab√≥ aceptando el encargo.

 

El edificio se convirti√≥ en un ejemplo paradigm√°tico de lo que los alemanes llaman ‘Gesamtkunstwerk’, una obra en la que todo, el espacio, los muebles y los cuadros, est√° concebido como una obra de arte conjunta. Algo solo al alcance de alguien tan vers√°til como Le Corbusier.

 

La obra representó, además, un cambio en la elección de materiales del arquitecto. El hormigón, que tanto había dominado en sus anteriores edificios, esta vez se reemplazó por el acero y el cristal.

 

Durante la construcción, Weber tuvo que lidiar con la muerte de Le Corbusier en 1965 y las dificultades de ejecutar un edificio muy experimental para la época. Barreras que casi la llevaron a la bancarrota.

 

Tras la inauguraci√≥n en 1967, el espacio pas√≥ a llamarse Heidi Weber Foundation‚ÄďCentre Le Corbusier. El ayuntamiento acept√≥ adem√°s cederle el espacio libre de alquiler durante 50 a√Īos.

 

En 2014 ese acuerdo llegó a su fin y el Consistorio decidió quedarse con el edificio, cambiando el nombre a Pavillon Le Corbusier. La decisión no gustó a Weber y llevó al Ayuntamiento a los tribunales. En junio de 2020, un juez falló a favor de la ciudad.

 

De esta historia extraemos una lección valiosa. Hay muchos edificios que conocemos solo por sus arquitectos. Pero muchas veces olvidamos a las personas que trabajaron detrás del telón para ponerlos en pie.

Switzerland Tourism® 2020
Todos los derechos reservados
Emp√°pate de la cultura juvenil local
Dynamo, Z√ļrich
Disfruta, Prueba

‚ÄĒ¬°61 millones de francos para la √≥pera! ¬ŅY nosotros qu√©?

En el interior hay talleres, estudios de grabación, laboratorios e impresoras que permiten a los jóvenes desarrollar sus inquietudes.

Estamos a principios de los 80 y los movimientos estudiantiles están caldeados. Hay mucha frustración. Mientras a los adolescentes les niegan espacios culturales libres y accesibles, el Ayuntamiento acaba de gastar una millonada en la remodelación de la ópera.

 

Los siguientes a√Īos estuvieron dominados por protestas, ocupaciones y presiones. Ruido que acab√≥ dando sus frutos cuando en 1988 abri√≥ el centro juvenil Dynamo, respaldado con 15 millones de francos de dinero p√ļblico. 30 a√Īos m√°s tarde, el proyecto ha conseguido mantenerse alejado de la institucionalidad con una propuesta que evoluciona con los tiempos.

 

En el interior hay talleres, estudios de grabación, laboratorios e impresoras que permiten a los jóvenes desarrollar sus inquietudes. En el sótano hay una discoteca participativa cuyos responsables rotan con el fin de coger experiencia laboral.

 

Situado en una antigua f√°brica de cerveza, el edificio se encuentra sobre el r√≠o Limago. Una zona de ba√Īo posindustrial con un restaurante que sirve platos sencillos a precios razonables.
Una buena oportunidad para empaparse de la cultura juvenil en Z√ļrich.

Switzerland Tourism® 2020
Todos los derechos reservados
Admira el río que abraza a BernaRío Aar, Berna
Descubre la farmacia del almaBiblioteca de la Abadía de St. Gallen, St. Gallen
La comida suiza no es solo 'fondue'Alpenrose, Z√ļrich
El templo de las humanidades esotéricasGoetheanum, Basilea
El √ļltimo edificio de Le CorbusierPavillon Le Corbusier, Z√ļrich
Emp√°pate de la cultura juvenil localDynamo, Z√ļrich
0 filtros
Switzerland Tourism® 2021
Todos los derechos reservados
Saltar intro
Tutorial Bienvenido a los momentos urbanos suizos. Una guía alternativa para descubrir las ciudades del país helvético. Comenzar
Navegación Esto si, esto no. Desliza a la derecha para guardar y a la izquierda para descartar. 1/4
Mis momentos Me lo quedo. Tus momentos se irán guardando en el corazón arriba a la derecha. 2/4
M√°s info Quiero saber m√°s. Dale a la i para leer sobre la historia detr√°s de cada foto. 3/4
Compartir Guarda y comparte
tus momentos.
Guarda un mínimo de 12 momentos para crear tu mosaico de fotos. Compártelo en redes con los hashtags #NecesitoSuiza #MomentosUrbanosSuizos. 4/4 Comenzar